viernes, enero 25, 2008

Hacemos con los sueños lo que hacemos con las cosas






Entonces, Marco Polo habló:-


"Tu tablero, sir, es una taracea de dos maderas:ébano y arce. La tesela sobre la cual se fija tu mirada luminosa fué tallada en un estrato del tronco que creció un año de sequía: ¿ves como
se disponen las fibras?Aquí protubera un nudo apenas insinuado: una yema que trató de despuntar un día de primavera precoz, pero la helada de la noche la obligó a desistir".


El gran Kan no se había dado cuenta hasta entonces de que el extranjero supiera expresarse con tanta fluidez en su lengua , pero no era esto lo que le pasmaba.-


"Aquí hay un poro más grande: tal vez fué el nido de una larva; no de carcoma, porque apenas nacido hubiera seguido cavando, sino de un brugo que royó las hojas y fué la causa de que se eligiera al árbol para talarlo... Este reborde lo talló el ebanista con la gubia para que se adhiriera al cuadrado vecino, más saliente..."


La cantidad de cosas que se podían leer en un pedacito de madera liso y vacío abismaba a Kublai; ya Polo le estaba hablando de los bosques de ébano, de las balsas, de troncos que descienden los ríos, de los atracaderos, de las mujeres en las ventanas...
Es de Italo Calvino, de Las ciudades invisibles, traducido por Aurora Bernárdez, publicado por Minotauro (y, supongo, Siruela).


Calvino resuena también en este enlace

jueves, enero 24, 2008

un lenguaje, muchos dialectos



Los sueños fueron en efecto un “lenguaje” interpretativo con muchos “dialectos”, como se ha sostenido a lo largo de este estudio.

Los sueños encontraron un hogar significante en la imaginación alegórica de pensadores como Macrobio y Agustín;
en la imaginación taxonómica de Artemidoro, Tertuliano y otros clasificadores;
en la imaginación psicodramática de los remitentes de sueños de la magia,…,
en la imaginación ético-social de Hermas y Apuleyo;
en la imaginación filosófica de Plutarco
y en la imaginación teológica de casi todo el mundo;
en la imaginación sanadora,…, como en la aceptación de Gregorio de Nacianceno y Gregorio de Nisa de la muerte de personas amadas por medio de los sueños,
o en términos físicos , como en las terapias oníricas proporcionadas por el culto de Asclepio.

Cox Miller, pg. 306



sábado, enero 19, 2008

FINALMENTE, LA MÚSICA TODO LO DICE...

dREAM tHEORY iN mALAYA. JOHN
HASSELL
El trompetista John Hassell publicó en los ´80 un album excepcional titulado "Dream Theory in Malaya" inspirado directamente en los Senoi. Doy un Link que cuenta de esta obra musical, que ni de lejos es New Wave, ni Pop, ni Rock, ni World Music, ni Jazz, sino un paisaje sonoro en el que la trompeta suena siempre como el barritar de un lejano elefante...

Album notes:
Dream Theory in Malaysia is titled after a paper by visionary anthropologist, Kilton Stewart, who in 1935 visited a remarkable highland tribe of Malaysian aborigines, the Senoi, whose happiness and well-being were linked to their morning custom of family dream-telling — where a child's fearful dream of falling was praised as a gift to learn to fly the next night and where a dream-song or dance was taught to a neighboring tribe to create a common bond beyond differences of custom. The Semelai are another tribe not far from the Senoi but who live in the largest swamp area of Malaysia. A recorded fragment of their joy-filled watersplash rhythm was restructured and became the generating force for the composition, Malay, as well as providing a thematic guide for the entire recording.

A lesser artist would have spent years repeating the gestures of a record as good as
Possible Musics but Hassell is an explorer not a colonist. The tone here is immediately different while at the same time seeking to further develop the Fourth World view. Chor Moiré is a frenetic chant, the trumpet being processed into overlapping rhythms by a digital delay, at the time a very new piece of studio equipment. (Hassell collaborator Richard Horowitz and Sussan Dehim used the same process to similar effect on their 1997 album, Majoun) The rest of the album continues the rhythmic attack, densely weaving gamelan loops, drums and seemingly endless layers of processed trumpet. The respite comes with Malay and These Times... where the trumpet is a lone voice calling from the distant heart of some dream forest.



Esta Serie Senoi y yo.Senoi

He invertido energía y tiempo en este apartado Senoi. Lo he releido y me ha gustado.
Presenta tanto el asunto como la polémica, sin que la polémica excluya el asunto.

Un pueblo comparativamente diminuto sigue siendo, 70 años después sigue siendo centro de gravitación, de interés, de contagio de interesantes ejercicios prácticos.
Los contornos se van desdibujando con el paso del tiempo. Nuevos escritos, con una capa de bruma que hace borrosas las figuras. Los senoi, ya no siempre son malayos: a veces son indonesios, a menudo australianos, ; a veces "indios malayos". Son 17.000, o 10.000. Los investigó una antripóloga llamada Stewart, que convivió con ellos 10 años. ¡No!, 2 años...Sus desayunos "son verdaderas salas de sesion de psicoterapia grupal"...

Ahora bien, según parece ese pueblo NO practica tales prácticas, vaya por Dios! ¡Algo habrá que hacer!
Leamos lo que encontré meses atrás y colgué en una página de este Blog:



..."Representantes de las comunidades indígenas de Sarayaku, Ecuador, visitaron Buenos Aires y se entrevistaron con funcionarios del gobierno y movimientos sociales, reclamando a la petrolera del argentino Francisco Soldati detener las violaciones a los derechos humanos y ambientales en el Amazonas ecuatoriano. Han rechazado los sobornos de la empresa y la represión paramilitar.
en ese lugar donde habitan, reivindican la autonomía, viven sin electricidad, televisión ni relojes, y cada madrugada la primera actividad familiar consiste en reunirse para interpretar qué ha soñado cada uno.


La selva y el águila
. Consideramos que el bosque es un lugar sagrado. Nuestra norma consiste en respetar al bosque, porque tiene su propia vida.-Como un ser más.-Claro. Un ser con el que convivimos. Y creemos que allí habitan seres sobrenaturales que nos transmiten sabiduría.-¿Es una concepción religiosa?-No entendemos la palabra religión. Nuestros abuelos dicen que ahí aprendieron todo. Dicen: ese árbol me enseñó a curar. Ese animal me hizo soñar. Todo está muy conectado con los sueños.- Y amanecen con el sol.-No, antes. A las tres de la madrugada, el jefe de la casa despierta a todos los niños, toman un té, y se cuentan historias y también que sueños se han soñado. Se hace una interpretación de los sueños, se conversa con los niños. Y asi alguien ha soñado mal, ese día no camina a ninguna parte. Se queda en la casa.-¿Qué es soñar mal?-Cuando un sueño te dice algo malo. Un señor soñó que lo mordía un perro. Entonces ese día puede suceder algo malo.-¿Cuál fue su último sueño?-Había un águila que no pude matar con la cerbatana. La cerbatana es un tubo que hacemos y dentro va la flecha. Soplamos para dispararla. La flecha lleva curare, un veneno de la selva. Le dí al águila con la flecha, pero voló y yo no sabía si iba a morir o sólo estaba herida. Para nosotros volar es pasar fronteras. Mi padre interpretó que el águila puede que sea la empresa. Pero no vi su muerte. Y aquí, en Buenos Aires, todavía no pude soñar nada, tal vez porque estoy lejos de mi territorio".


http://anochecuandodormia.blogspot.com/2007/03/ellos-tambien-suean-3-los-sarayaku.html

Asunto solucionado: Sí que hay Senoi. Sólo que en las antípodas, en Sudamérica. Y esta vez no lo dice ningún intermediario, no hay problemas con los etnógrafos ni con los traductores: lo afirman, como vemos, ellos mismos. Se acabó la discusión: llegó el Sarakayu y mandó a parar!

Todos de acuerdo. Todo termina encajando, dibujando un sueño, lleno de pasión, y de contradiciones, un fractal donde cada punto repite la estructura de la totalidad. Senois y viajeros y buscadores y competidores. Todos escriben, todos exploran, todos afirman haber encontrado algo, todos ( y yo incluido). Trenzándose, buscándose, aliándose, enfrentándose... No se trata de la verdad de "si Senoi sí o no", se trata de esta verdad dinámica, tejida entre todos los innumerables actores y los numerosos protagonistas.

Ninguno, en ningún caso, ha dicho nada malo acerca de los Senoi; todos se sintieron agusto y bien recibidos entre ellos. Todos reportaron la gran importancia de lo onírico en su -y en nuestra- vida cotidiana. Todos les ven como un pueblo pacífico e interesante, y dicen que "tiene mucho que enseñarnos": va a resultar que "eso" no se originaba en su estilo de abordar los sueños: ¿tal vez en eso de que se niegan a enseñar nada a sus hijos, esa consideración de lo pedagógico como potencialmente yatrogénico?

Coinciden todos en mucho, pero... algunos dijeron haber presenciado algo, quienes le siguieron no dieron con ello.

(Personalmente tiendo a aceptar las posturas más escépticas: su defensa es infinitamente más consistente que la de los Verdaderos Creyentes. Veo aspavientos ineficaces en Strephon, y solidez en Domhoff, pero me disgusta de este último su constante denuncia de fraude hacia Carlos Castaneda, sus aires de triunfador en lo que más bien ha sido un exégeta; su paternalismo para con el Movimiento californiano de los 70, su afirmación de que amó América y el espíritu americano... hasta que llegaron los marxistas (!!!) )

pero qué más da, qué fenómeno ante el observador, un despliegue hermoso de un manto de voluntad de conciencia; un mito que nació tal vez de aquel sueño de un muchacho con un coyote, que adquirió vuelo años después y estuvo en reposo y germinó como las habichuelas mágicas, y adquirió un matiz benigno en el camino, hablando de autoconocimiento, de la posibilidad de un autocontrol no represivo, de una sociedad orientada a las necesidades de sus miembros antes de a fluctuaciones de puro poder. Y se otoñó, y se amustió, pero ya había soltado sus esporas, ya empieza a ser planta frecuente.

Una sacudida en el tejido de la realidad, que diría un cursi. El fenómeno colectivo de transformación que señala el nacimiento de un mito.

viernes, enero 18, 2008

La polémica de los Senoi.

Hagamos un repaso deteniéndonos en algunos cruces de caminos:

Milton Stewart y Pat Noone viajaron en los años 30 por dos veces a las montañas del centro de Malasia para contactar con un grupo racial conocido genéricamente como Senoi (por el camino aprendemos que Senoi, Semar y Temiar son otras tantas subdivisiones geográficas de tal grupo). En total estuvieron 10 semanas con ellos, conviviendo en una casita contigua a las radicionales “grandes casas”. Noone entendía el lenguaje local –no así Stewart- y recogió numerosos sueños en las sesiones informativas: los sueños eran, desde siempre, motivo de interés para Stewart. En 1948 disertó acerca de este tema ante la London School of Economics, y en 1951 publicó ese artículo titulado Dream Theory in Malaya -que es el que aparece ahora en la web a nada que uno busque Senoi y Sueños-.

El Instituto Esalen, acogió -algo más tarde- como punto de partida para algunos de sus cursos el artículo de Stewart. La memoria de los entonces residentes dice que fue a través de Charles Tart (“o alguno de sus amigos”) como aquella propuesta llegó allí. Sucedió, como es sabido, que Esalen se convirtió en la proa del Movimiento del Potencial Humano; el inmenso eco de los trabajos de aquel Instituto difundió las propuestas de Stewart por todas partes, y autores como Theodore Roszack y Calvin Hall apoyaron las premisas allí propuestas y sancionaron su estudio y puesta en práctica..

En 1972, una autora llamada Ann Faraday publicó "Dream Power”, en el que citaba y exponía los hallazgos de Stewart, y vió su libro convertido en un best seller; y en 1974, ""The Dream Game, un excelente libro acerca de la psicología y los sueños, en la que resaltaba el apartado Senoi y explicaba cómo hacer uno mismo lo allí reseñado.

Poco después, otra autora, Patricia Garfield publicó “Creative Dreaming”, y en él expuso una vez más el modo Senoi de trabajar con los sueños; pero en esta ocasión hablando de primera mano. Ella había estado en Malasia en 1972 para asistir personalmente a las sesiones de entrenamiento onírico de los Senoi. Esto resultó ser el espaldarazo definitivo para que incluso los menos creyentes aceptasen la visión Stewart del universo Senoi. Surgió en Berkeley un “Junguian-Senoi Institute” de la mano de Strephon Kaplan-Williams, socio de Garfield.

Y hasta aquí, todo perfecto. Los libros de estas dos autoras y el eco de Esalen, por lo visto, se amalgamaron con las inquietudes y los intereses de la generación norteamericana de Vietnam, Kennedy, Esalen, el hippismo, el retorno a lo natural, la revalorización de las tradiciones de los indígenas nativos estadounidenses y cuajó y germinó y se extendió un movimiento en torno a los sueños que después, a raiz de esta polémica, fue rotulado como Mística de los sueños. Autores y grupos de trabajo con sueños se multiplicaron.


Pero el final de los años 70 trajo consigo novedades desde la jungla malaya. Nuevos estudiosos allí desplazados volvieron señalando que lo que habían encontrado difería sustancialmente de la antes divulgado. Sucesivamente llegaron hasta allí Iskander Karey en los años 50; Geoffrey Benjamín en los 60 y Robert Knox Dentan (quien convivió durante meses sin necesidad de intérpretes, por ser hablante de la lengua semaï y escribió como resumen de su trabajo de campo “The semaï: a non-violent people of Malaya”) en los 70.

Más eco que ninguna otra expedición tuvo la formada por la citada Ann Faraday y su esposo John Wren-Lewis, que decidieron ir allí para ver por sí mismos todo el asunto, convivieron varios meses con los semai-temiar y escribieron a su regreso “The selling of the Senoi”,un artículo demoledor que echaba por tierra las muchas contradicciones e inexactitudes alegremente aceptadas durante tres décadas.

A la luz de estas expediciones, se redibujó el imaginario occidental del mundo Senoi. Se trataba de una población algo más numerosa de lo supuesto (unas 70.000 almas), dividida en varios subgrupos, que vivían en poblados de entre 100 y 200 personas. Gente pacífica, autosuficiente y muy receptiva hacia sus sueños, pero que de ninguna manera practicaban el Método Senoi-Stewart.
Para empezar, no se reunían a la hora del desayuno para intercambiar relatos oníricos y recibir instrucción, y esto por dos razones: porque no existe tal cosa como el desayuno entre ellos y porque consideran nocivo, reprobable y peligroso cualquier intento de enseñar a sus niños; estos aprenden por observación e imitación… Los intentos de los sucesivos viajeros por encontrar rastros de su supuestas actividades fracasaban, e incluso algunos supervivientes que aparecían citados en los informes de Noone/Stewart conducen a individuos que no reconocen aquello que se les atribuyó.

Este nuevo estado de la cuestión desencadenó un gran revuelo en los EEUU. Ann Faraday se desmarcó del movimiento de la Mística de los sueños y algo después, ante la fuerza de los hechos, el Instituto Senoi-junguiano retira de su nombre el “Senoi”. William Domhoff ( y aquí hay una docena de años de salto) asume el mando de la tendencia desmitificadora a través de su libro del año 1985 “The mystique of dreams”. Rastrea sin piedad a sus predecesores y traza un retrato de Stewart en el que subraya (como señalé páginas atrás) su carisma con las mujeres, su facilidad para seducir los auditorios Y reprodujo la generación de su obra, desde sus notas iniciales hasta su conferencia del año 48, y el salto de contenidos que podía observarse entre aquella conferencia, más bien académica, y su artículo del 51, en el que mezcla utopía, interpretación y fabulación.
Y de paso, caza a Patricia Garfield desenmascarando que su estancia entre los senoi se limitó a durar dos días, alojada en un hospital cercano, y con un intérprete inexperto.

. Frente a él, y no dispuestos a dejarse desmontar el chiringuito, se alzaron autores como Patrick V. Giesler, que dice que los Faraday no son etnógafos y que carecen del método de trabajo adecuado a la intención de su tarea; Jeremy Taylor, ex presidente de la Association for the Study of Dreams y Strephon Kaplan-Williams (descrito ahora en su propia página web como “el autor más importante desde Freud y Jung en lo tocante a los sueños)”. El fragor de la polémica, que incluye insultos e invocaciones a Lo Sublime para que ayude al rival a disipar las brumas que encharcan su mente, pueden escucharse en el Magazine de DreamTime; http://www.asdreams.org/magazine/articles/index.htm así, cada cual se hará una idea de quien es quien y escogerá sus propios favoritos…

Entretanto, Ann Faraday alcanzó una iluminación espiritual mientras dormía una nochey al despertar había dejado permanentemente de tener sueños; y su esposo alcanzó otra iluminación espiritual tras una experiencia de semi-muerte que siguió a un envenenamiento en Tailandia. Así que ambos decidieron explorar su propia senda de investigación en lo tocante a autorrealización. Domhoff amplió su trabajo detectivesco hacia los estudios de laboratorio con los fenómenos del sueño de los años 50 a 70, desmontando otras vulgarizaciones y conclusiones precipitadas que inducen a error, y escribe en el 1996 "Finding meaning in dreams" y en 2003 "The scientific study of dreams". Patricia Garfield, en vena de bestsellers, escribió numerosos nuevos libros sobre sueños (para niños, para jóvenes…). ..

Incluyo un enlace a una lista bibliográfica sobre sueños y Senoi.
http://www.angelfire.com/ak/electricdreams/senoi.htm

domingo, enero 13, 2008

Jodorowsky al estilo Senoi

Ahí van fragmentos pegados de textos de Alejandro Jodorowsky
tomados aquí y allá de la web y de su "Psicomagia"


La interpretación de los sueños es una práctica tan vieja como el mundo. Con el tiempo, sólo han cambiado las forma de interpretación, desde el sistema simplista que consiste en atribuir sistemáticamente un significado simbólico concreto a tal o cual imagen, hasta el concepto de Jung, según el cual no se trata de explicar el sueño, sino de seguir viviéndolo, mediante el análisis, en estado de vigilia, a fin de ver esa zona adónde nos conduce. La etapa siguiente, situada más allá de toda interpretación, consiste en entrar en el sueño lúcido, en el que sabes que estás soñando, conocimiento que te da la posibilidad de trabajar sobre el contenido del sueño.
---------------------------------------------

. Le planteo un caso para su psicomagia (terapia consistente en hacer lo que el inconsciente te pide): odio tanto a una persona que su memoria me tortura en sueños, ¿debo matarla?
.* . Sí, la matamos; pero metafóricamente, y luego le pedimos perdón y le hacemos renacer como nos gustaría que fuera, para poder amarlo.
.+ . ¿No basta con matar?
.* . Todo odio y deseo de destrucción responde a un amor no correspondido. Cuando matas a alguien y le haces renacer, vuelve amándote, y el inconsciente acepta la metáfora. En psicomagia, morir o matar expresa el deseo de transformación: se renace transformado.

-------------------------------------------------

--------

.+ ¿Comenzaste a tener sueños lúcidos después de haberlo leído o ya te era familiar esta experiencia?
.* Yo tuve la gran suerte de tener mi primer sueño lúcido a los diecisiete años. En ese sueño yo estaba en un cine en el que se proyectaba una película de dibujos animados digna de Dalí. En un instante, me vi sentado en el centro de la sala y supe que estaba soñando. Miré hacia la salida, pero, como no era más que un adolescente carente de toda cultura espiritual o psicoanalítica, pensé: “Si cruzo esa puerta, entraré en otro mundo y moriré”. ¡Y entonces sentí pánico! Mi única salida era despertarme, entonces hice enormes esfuerzos por salir del sueño hasta el momento en que sentí que subía desde las profundidades hacia mí cuerpo, que parecía estar situado en la superficie. Me reintegré a mi envoltura y desperté. Fue mi primera experiencia, y la sentí francamente aterradora. A partir de entonces, empecé a familiarizarme con el sueño lúcido.
¿Cómo puede uno estar seguro de que está soñando? Al fin y al cabo, yo también podría decidir ahora, mientras hablamos, que estoy soñando...
Al comienzo yo hacía una comprobación. Me apoyaba con las dos manos en el aire, como en una tabla invisible, y me daba impulso. Si ascendía era porque estaba soñando. Luego hacía unlooping y me ponía a trabajar en mi sueño


------------------------------------------

.+ Entonces, puede decirse que la práctica del sueño lúcido consiste en montar un acto dentro del contenido onírico. ¿Se puede ir más allá del sueño lúcido?
.* Sí; es posible pasar a lo que yo llamo el sueño terapéutico, dentro del cual la lucidez es utilizada para curar una herida o consolar de una carencia que se experimenta en el estado de vigilia. Te citaré cuatro ejemplos de mi cuaderno:

Me encuentro en compañía de Teresa, mi abuela paterna, a la que, por desavenencias familiares, no tuve ocasión de conocer. Es una mujercita de contextura gruesa y frente ancha. En el sueño, me doy cuenta de que, en realidad, no nos conocemos, que nunca nos hemos hablado, que no hemos paseado juntos ni una sola vez. Le digo: "¿Cómo es posible que tú, mi abuela, nunca me hayas tenido en brazos?" Comprendo que esto es una falta de tino y rectifico: "Mejor dicho, ¿cómo es posible, abuela, que yo, tu nieto, nunca te haya dado un beso?" Le propongo dárselo ahora y ella acepta. Nos abrazamos y nos besamos. Despierto con un nítido recuerdo del sueño, contento de haber encontrado este arquetipo familiar".



Castaneda al estilo senoi

Priero, una muy extensa e ineresante entrevista con Carlos Castaneda, alojada en
http://www.fritzgestalt.com/buscacastaneda.htm. Ahí va un fragmento:

..."Nos levantamos y comenzamos a caminar. Por una de esas ironías Castaneda cargó por un trecho con mis notas y sus libros. Lo mejor era dejar todo en el auto. Así lo hicimos. Libres de bultos, caminamos unas cuantas cuadras en animada conversación.
"Todo lo que ellos han logrado requiere años de preparación y práctica. Un ejemplo es el ejercicio del sueño, "Eso que parece una tontería -afirmó Castaneda enfático-, es muy difícil de lograr". El ejercicio consiste en aprender a soñar a voluntad y en forma sistemática. Se empieza por soñar con una mano que entra al campo visual del soñador. Luego, se ve todo el brazo. Se continúa en forma progresiva hasta poder verse a uno mismo en el sueño. La otra etapa consiste en aprender a usar los sueños. Es decir, una vez que se' ha logrado controlarlos, hay que aprender a actuar en ellos.
"Así, por ejemplo -dijo Castaneda-, se sueña con uno mismo que se sale del cuerpo y que abre la puerta y sale a la calle. La calle es, entonces, ¡algo inaudito! Algo en uno se sale de uno; algo que se logra a voluntad". Según Castaneda, el soñar no toma tiempo. Es decir, el soñar no ocurre en el tiempo de nuestros relojes. El tiempo del sueño es algo muy compacto. La mujer Tolteca -continuó Castaneda- dice que el soñar ocurre en el tiempo de P. ¿Por qué? Yo no lo sé. Así es como ella dice".
Castaneda nos dio a entender que en sueños se produce un inmenso desgaste físico. "En sueños, se puede vivir mucho -dijo-, pero el cuerpo se resiente. Mi cuerpo lo siente mucho... Después queda como una torpeza de años". Varias veces, al tocar este tema del sueño, Castaneda diría que lo que ellos hacen en sueños tiene un valor pragmático. En Relatos de poder, se lee que las experiencias de los sueños y las de la vigilia "adquirían la misma valencia pragmática", y que para los brujos "los criterios para diferenciar entre sueño y vigilia se hacían inoperantes ".


Y de postre, he aquí un relato personal de alguien que ha estado siguiendo a su manera instrucciones de Castaneda. http://dossonmultitud.blogspot.com/2007/08/carlos-castaneda.html:

...yo en lo personal intente lo de verse las manos, las compuertas, y facilmente he podido ensoñar, he tenido unas experiencias increibles, el mundo ya no es el mismo para mi ahora, ahora lo hago sin quererlo, y me da mucho temor,por los peligros que se corre, y mas si no se tiene grupo de apoyo ni maestro que oriente, eso si, hay que conservar energia, nada de sexo durante por lo menos 15dias, comprobadisimo, hay que recapitular la vida con ejercicios de respiracion para recobrar energia perdida ...
Para ensoñar hay que dormirse con la idea de querer ensoñar, sin llegar a un sueño profundo, sabiedo que estas dormido y que es lo que quieres hacer, si se puede, las primeras veces causa mucho miedo, por que se siente cuando te desprendes, y si no hay calma, se interrumpe el proceso, uno debe saber que es lo que esta pasando y dejarse llevar, permanecer en calma, ya en el sueño cuando uno esta soñando y te das cuenta de ello, ya tienes el control, trata de abrir los ojos, se ve el mundo de otra forma, muchas veces solo puedes abrir uno solo ojo, se siente como si lo abrieras fisicamente, algunas veces sientes que te vas a una velocidad inverosimil, si logras abrir algun ojo, puede ver como te desplazas, ves una ventana oval con el cetro muy nitido y el rededor muy borroso, ves ahi como te trasladas muy rapido,en ocaciones entras al ensueño y te ves en tu cama, pero no te puede mover, pero si puede obsevar tu entorno tal cual, pero realmente no te paras ni te mueves, aunque tengas el recuerdo de que lo hiciste, solo lo hizo tu cuerpo energetico, si te lograr ver dormido, te puedes llegar a espantar, yo una ves me vi, y me toque estuvo raro, no se si eso sea malo, el haberme tocado, en estas cosas hay que andarse con cuidado por todos los peligros que uno ignora, trata de situarte en tu casa en los ensueños(que realmente no es tu casa o no se, es como otro lado otra dimension, muchas cosas parecen diferentes y hay algunas variaciones), intenta golpear la pared o levantar algo en el ensueño, cuando golpeas algo, te duele en el ensueño, despues despierto trata de hacer lo mismo veras que es la misma experiencia, la sensacion y el sonido, el dolor!!!! impactante.A mi se me facilita mas el ensueño cuando despierto en la mañana muy temprano y me vuelvo a dormir otro poco, ahi es donde mas puedo, el ensueño no dura mucho, a mi solo unos 10 min o menos, pero despiertas con la experiencia muy clara y vivida. inutil hacerlo si no se ha ahorrado energia, controlense mucho, tal ves uno haga algo negativo ignorando las consecuencias, uno se vuelve loco como un niño sin control, por que es muy exitante y emosionante, sean muy precavidos,en las lecturas menciona que es peligroso, sobre todo para los hombres, los familiares que se les puedan aparecer no lo son, si pueden ignorenlos,yo le preguntaba a mi esposa si habia hablado con ella en realidad despues de un esueño, son muy reales, nunca los toquen o hagan lo que les pidan, segun las lecturas son seres inorganicos que busca la energia masculina pueden cuestionarlos y decirles que saben que no son lo que aparentan, se puede conversar con ellos, en las lecturas se menciona que no pueden mentir, una vez me di cuenta de que no era quien parecia y lo descubri y se transformo en otra persona y le pregunte a uno sobre la existencia de dios. Traten de no tener preocupaciones mundanas ni llevar una rutina en su vida, eso les quita mucha energia, y no logran la conciencia en los sueños, muchos ni siquiera los recuerdan. Suerte esa son mis experiencias.

...y así es mi vida... Un ejemplo en Kerala, India

(información encontrada en el libro de relatos titulado "El espíritu del arbol baniano". Altea Junior)

Naranathu Branthan tenía una rutina de vida, que era como sigue
(y así era su vida...)
se alimentaba de las limosnas. Pedía con un plato de cobre
(y así era su vida...)
y cocinaba lo recibido al anochecer, su única comida diaria.

Dormía allí donde había cenado y se levantaba mucho antes del alba.
Iba a una montaña y empujaba con gran esfuerzo hasta la cima una roca
y una vez allí la dejaba caer ladera abajo, entusiasmado y encantado,

y se decía "¡no es extraordinario que cueste tanto acarrear la piedra
y en unos segundos baje hasta abajo ella sola!"
(y así era su vida...)

Y la volvía a empujar cuesta arriba.

Y hacía esto hasta el mediodía. Después vagabundeaba
y mendigaba la comida para el anochecer.


Y así era su vida.




Estatua de Naraathu en los lugares donde vivió.

Gracias a la cerca de espinos, se mantiene inmóvil.

Si esta desapareciese,

el buen sabio, empujando su bola de piedra,

muerto y todo se dirigiría a la cumbre del monte

para, una vez más, deleitarse con el prodigio

de lo rápido que baja la cuesta

con lo lento que la asciende...

LOS SENOI y los sueños. 5

El caso es que me puse a buscar por Internet acerca de estos humanos que se enseñaban
unos a otros cómo comportarse para con los sueños e incluso durante los sueños.

Lo que encontré básicamente fué el artículo canónico que antes he citado, clonado en mil lugares; pero también indicios de un artículo titulado "The selling (la venta ) of the Senoi"
Al cabo dí con éllo. http://sawka.com/spiritwatch/selling.htm .

Allí dicen dos antropólogos australianos que ellos mismos estuvieron conviviendo con los Senoi en los años 70, y que no habían encontrado nada entre ellos que se correspondiera con lo que Stewart les atribuyó.
Que hablaron con mucha gente. Que llegaron a poder entrevistar a algunos informadores que citó Stewart, sin encontrar nada de lo esperado. Y polemizan, y dicen que sí, que los Senoi dan inmensa importancia a los sueños, pero que nada saben ni practican de continuar los sueños hasta la conclusión, estar lúcido soñando, nada de eso.

Me interesó esta aportación y me dió pié para ir añadiendo teselas al mosaico, este lío que os vengo contando.

Los autores del artículo son ANN FARADAY and JOHN WREN-LEWIS , desde Clovelly, Nueva Gales del Sur, New South Wales.

Incluyo foto, como está mandao.


La cosa se ponía interesante. Si esta pareja decía la verdad, ¿en qué lugar dejaba esto a Kilton Stewart? ¿Movido por qué, se animó a inventarse cosas tan fascinantes... ?
...porque los escritos de Stewart gozaron de amplio eco, y terminaron aunándose con los junguianos y pasando a ser parte de la cultura popular de nuestro tiempo. Y es que contenían, junto con la descripción de las prácticas con los sueños, la descripción de una sociedad edénica. Allí, en aquellas colinas selvátivas, no hay violaciones, explicaba, no hay violencia, no hay locura. Los acuerdos se toman comunitariamente. Se priorizan los aspectos positivos, personales e interpersonales, los encuentros y la solidaridad. Tal convivencia está ahí, al alcance de la mano, con sólo atender más a los mensajes que nos envía nuestra parte inaccesible a la conciencia ordinaria.

He aquí un sueño que vale la pena explorar, pensó mucha gente. Entre ellos, Carlos Castaneda y Alejandro Jodorowsky, Senoi ambos a mi modesto entender.

sábado, enero 12, 2008

Terapia Gestalt


Sueño que veo nubes
y así es mi existencia

Nubes sustituidas por el timbre lejano del tranvía. Se hace tarde
y así es mi existencia

En la mano las llaves. Mi costado se agita con raras sensaciones.
¿donde han ido las nubes?
Y así es mi vida.

Las nubes recitadas de un poema de Brecht, y el tranvía acercándose
¡h
e perdido las llaves!
y así es mi vida.

Me espera y se impacienta mi hija, y me demoro
y así es mi existencia

siempre están ahí las nubes, y siempre mi costado,
pero mira, se mueve.
Me nace una sonrisa
y así es mi vida.

hablar con uno mismo es hablar con mucha gente

Duerme abismo mío, los reflejos dirán
que el descompromiso es total
pero tú hasta en sueños dices que todos
estamos comprometidos que todos
merecemos salvarnos

Roberto Bolaño: La universidad desconocida. Edit. Anagrama, 2007

miércoles, enero 09, 2008

así asau

J.P.Medawar, Premio Nóbel de medicina en 1960, pensaba que “El contenido de los sueños puede estar totalmente carente de significado: muchos sueños son sólo un conjunto de elementos de pensamiento que no contienen ninguna información”


Freud, Silberer, Maeder (“un ejercicio preparatorio para las actividades subsiguientes de la vida consciente; los sueños buscan y hallan intentos de solución para los conflictos del momento”), Adler (“un ensayo general para la vida”, “una antena apuntando al futuro”), Shekel (“el hito que señala el camino que lleva al conflicto vital”), Jung… opinan que el sueño es un conjunto de imágenes que significa algo.


Henri Bergson, en “Sueños”, daba su propia respuesta


“¿Me preguntáis qué hago cuando sueño? Os diré qué hacéis cuando estáis despiertos:
me tomáis (a mi “yo soñador”, a mí, que entonces soy la totalidad de vuestro pasado) y me forzáis, obligándome a hacerme más y más pequeño, a caber en el reducido círculo que trazáis en torno a vuestros actos presente.

Estar despierto consiste en esto. Es batallar. Es querer.

En cuanto a los sueños, ¿necesitáis realmente que os explique? Es el estado en el cual os sumís naturalmente cuando os abandonáis, cuando no tenéis poder para concentraros en nada, cuando habéis dejado de tener voluntad, porque la voluntad y el despertar son la misma cosa”.