lunes, febrero 11, 2013

febrerillo loco...



Lunes 25 de noviembre de 2012. Llego de vuelta a casa tras los festejos del 80 cumpleaños de Claudio Naranjo. Ordeno las cosas, y aparecen sucesivamente:  el número de   Noviembre de 2012 de la revisita Investigación  y Ciencia, que contiene un artículo de James Valhos –“Delitos oníricos”- acerca del cerebro soñador y el libro El Yoga de los Sueños, de Tenzin Wangyal Rinpoche, regalo de Ana Wainer, psicóloga de nacionalidad argentina que me lo regaló mientras que yo le regalaba a ella “El alma romántica y el  sueño”, de Albert Beguin. Además de esto, me traigo el amistoso encargo de enviar a Luis Fernando Cámara y a Eduardo Guedes notas sobre el sueño y los Senoi; cuando abro el correo del ordenador para cumplirlo, veo un mensaje, firmado Iñigo Saez Uribarri que me envía un artículo que titula /.000 sueños y unas gafas glosando la Hipótesis Teoría de  continuidad del sueño.
Todo lo cual me parece suficiente estímulo e indicio como para  ... ¿para qué exactamente?




1 comentario:

sofya dijo...

Y menos mal que soñamos...
Un abrazo Francis