viernes, marzo 15, 2013

Habemus papa, pero ¿habemus profeta o no?



No es fácil dar crédito a un hecho tan .... tan... tan raro(¿?) como mla profecía.
No es difícil dar crédito a un hecho tan... antilógico como ñla profecía.
Siempre, en todas partes, Urbi et Orbe, ha habido profecías
y siempre, por todo9s lados, ha habido detractores.
¿Sus habeis parado alguna vez a pensar un rato largo, pero largo - un mes, diga,mos-, en las im`licaciones que tiene la exiastencia de una sola profecía?
Pues vale la pena intentarlo, que conste...
en fin, pasemos a la hemeroteca:
 

Barcelona. (Redacción).- Alejandro R. de Cabo, un joven madrileño de 22 años, asegura que vaticinó el 11 de febrero el advenimiento del papa Francisco. Yolanda de Mena, su novia, dejó constancia del profético sueño en Twitter, sorprendida por la renuncia del papa Benedicto XVI unas horas más tarde. Sin embargo, en la misma red social se duda de la veracidad de la predicción y en diversos foros se asegura que es posible modificar un tuit después de ser publicado y conservar la fecha original de publicación.


Este tuit habría quedado en una anécdota si no fuera porque un mes y un día después, Jorge Mario Berglolio era elegido nuevo papa, con el nombre de Francisco I, mientras el tuit de Yolanda corría como la pólvora y superaba los 60.000 retuits. El joven 'profeta', por su parte, ya cuenta con más de 8.000 seguidores en Twitter, ha recibido numerosas felicitaciones y ya tiene su propio club de fans en dicha red social (@fansde_ardecabo).

No obstante, algunos usuarios les han criticado, negándose a creer en el 'sueño premonitorio'. De hecho, ya circula por la red un vídeo que explica cómo crear un tuit falso, lo que demostraría que en realidad la predicción del joven madrileño fue un bulo. Yolanda ha negado las acusaciones en Twitter y ha insistido en que la historia es real:

  Yolanda De Mena @YolandaDeMena
"Pero de verdad no hemos trucado nada, la historia fue tal y como la hemos contado, no creía que tuviese esta repercusión y viralidad." 
no es fácil dar -al menos con valor de prueba pública e irrefutable- con una profecía...
como cantaba Aute en aquellos tiempos, 
 
..."es más fácil encontrar
papas en el mar..."